irenecooperativas irenecooperativas
21 Nov 2011

1 Attachment (s)

0 Comment (s)

Share

CEOLPE innova, en colaboración con Europa

Cataluña es una de las regiones europeas que más crece en la obtención de recursos para la Investigación y el Desarrollo. De hecho, es la comunidad española que lidera esta financiación europea, llegando hasta los 125 millones de euros de Bruselas en 2010.

Estos fondos europeos provienen del 7º Programa Marco (7PM), que es el principal instrumento de financiación para impulsar proyectos I+D+i.

Desde 2007, estos fondos han permitido impulsar 900 proyectos colaborativos en Cataluña, en los cuales han participado universidades, centros de investigación y empresas privadas.

Un ejemplo es el de la cooperativa Ceolpe (Centre Oleícola del Penedès), que está participando en el proyecto europeo Resolive (www.resolive.com) para conseguir energías renovables a partir de los residuos de la producción del aceite de oliva. En el marco de este proyecto, que se prevé finalizar en mayo de 2012, se ha diseñado un sistema de gasificación del orujo.

 

¡En 3 minutos!
Entrevista a DANIEL ALTARRIBA, Gerente de Ceolpe.
- ¿Por qué decidisteis participar en este proyecto?
Cuando se comenzó a mover la propuesta, hacia el verano de 2008, divisábamos que el rendimiento económico de los subproductos de nuestra industria supondría un problema en el futuro. Las hojas y restos vegetales, el orujo, las aguas de vegetación y otros elementos ya tenían un coste significativo de manipulación y eliminación, cosa que la crisis económica ha agravado con creces. Entonces nos llegó la propuesta de la Federació de Cooperatives Agràries de Catalunya (FCAC) y vimos la posibilidad de
acceder, mediante un instituto de investigación alemán, a nuevas tecnologías para mejorar el funcionamiento de nuestras almazaras.
- ¿Como valoráis vuestra experiencia en el proyecto?
Nuestra valoración es totalmente positiva. Es cierto que los inicios fueron difíciles por el desconocimiento sobre los participantes, la nula experiencia en la preparación de la documentación.... fueron algunos escollos que tuvimos que sortear poco a poco. También tuvimos que acostumbrarnos a trabajar en un convenio supranacional con alemanes, portugueses, italianos, griegos y españoles, a llegar a un acuerdo que complaciera las diferentes sensibilidades y a utilizar el inglés como una lengua vehicular. Sin embargo, los beneficios que hemos sacado son múltiples y seremos propietarios del know-how, el conocimiento y la tecnología obtenidos. Ahora hemos de decidir como estructuraremos este beneficio.
- ¿Recomendaríais a otras cooperativas participar en proyectos de innovación europeos?
Por supuesto. Esta es una de las pocas herramientas que tenemos al alcance las empresas con recursos limitados para acceder a la investigación de proyectos muy costosos y que pueden beneficiar el futuro de nuestras cooperativas. Ahora bien, hay que tener los objetivos muy claros y ser conscientes que la preparación de documentación y los trabajos de campo exigen cumplir unos plazos estrictos, al margen del momento del año en que se producen. Nuestra experiencia ha estado tan positiva que los institutos de búsqueda nos han pedido nuestra disponibilidad para participar en otros proyectos de futuro.


Núria Rodríguez, Tècnica d'Innovació i R+D

Barcelona, 14 de noviembre de 2011

Places ×